Kaoly Asano (Taiko)

日本語 | English | Português

 

 

En este quinto concierto del proyecto “Música en el Castillo”, realizado por la Fundación Japón, tendremos a la profesora de taiko, Kaoly Asano, líder del grupo GOCOO – Tokyo Tribal Groove Orchestra, interpretando repertorios solistas del instrumento de percusión japonés, el taiko.

 

El taiko

La percusión es considerada como siendo uno de los instrumentos más antiguos de la humanidad y está presente en varias tradiciones culturales de diversos países. En Japón, no podría ser diferente. Podemos iniciar nuestro viaje, al universo del taiko, con una increíble narración extraída del libro de crónicas de Japón, llamado Nihon Shoki o Nihongi, que es el segundo libro japonés más antiguo del que se tiene noticia.

 

 

Dice la leyenda que Susanoo, quien es el dios del mar y de las tempestades, repentinamente se quedó nervioso y trajo toda su rabia para la Tierra. Su hermana, Amaretasu, diosa del sol y del universo, se quedó tan indignada con la situación, que decidió huir para una caverna y la cerró con piedras, negándose a salir. Los otros dioses se reunieron y sabían que, sin el rayo de sol, la vida en la Tiera se deterioraría y moriría. Así, intentaron, de muchas formas, traer a Amaterasu hacia afuera, implorando, amenazando y hasta aun procurando mover físicamente la piedra, pero no tuvieron éxito.

Finalmente, Ame no Uzume no mikoto, diosa del amanecer y de las fiestas, quien tenía la apariencia de una señora anciana, dio un paso para adelante y afirmó que podría traer Amaterasu hacia afuera de la caverna. A pesar de ser ridiculizada por los otros dioses por su apariencia envejecida, continuó con su plan. Ame no Uzume no mikoto  vació un barril de saqué y saltó encima de éste, pisando en él furiosamente para crear ritmos de percusión. Los dioses se quedaron tan conmovidos por esa música que solo conseguían danzar y cantar. La celebración se tornó tan barullenta que Amaterasu miró haciaa afuera de la caverna y, al ver la escena alegre, trajo la luz de vuelta al mundo, expulsando a Susanoo. De ese modo, la música del taiko habría surgido de la actuación de Ame no Uzume no mikoto.

En la lengua japonesa, taiko significa tambor grande. Pero se trata de un tambor común, ya que el instrumento expresa sentimientos de alegría, ira, tristeza y placer con base en cuatro principios: actitud, técnica, forma (kata) y energía (ki).

 

 

El origen del taiko en Japón tiene el registro histórico del año 558 d.C. Se afirma que hombres jóvenes japoneses viajaban a Corea para estudiar el kakko, un tambor de dos cabezas, con las pieles estiradas por cuerdas, que se originó en el Sur de China. Este estudio de los instrumentos chinos puede haber influenciado el surgimiento del taiko. Debido a la fuerte semejanza de los tambores de taiko en relación con los tambores chinos y coreanos, se cree que los tambores vinieron de China o Corea cerca de 300 a 900 años d.C.

Ciertos estilos de música de la Corte, específicamente el Gigaku, un tipo de presentación con máscaras, y el Gagaku, la orquesta de la Corte, también fueron exportados para Japón. En ambas tradiciones, los danzarines serían acompañados por instrumentos que incluían tambores semejantes. Algunas personas hasta especularon que el precursor del taiko podría haber existido en la India, cerca de 400 a 600 años d.C.

Evidencias arqueológicas muestran que el taiko era usado en Japón durante el período Kofun, 250 a 538 años d.C. La palabra Kofun se refiere a un tipo de túmulo datado de esa era, posiblemente para propósitos de comunicación o de rituales. Esta evidencia fue sustanciada por el descubrimiento de estatuas en el distrito de Sawa, en la provincia de Gunma, que muestra dos figuras, cada una sujetando un tambor de dos pieles con una baqueta. Las estatuas muestran un tocador golpeando en una de las pieles del tambor con la baqueta y el otro usando su mano para golpear en la otra piel. Esas estatuas son consideradas la prueba más antigua de la utilización en Japón.

Los tambores de taiko fueron incorporados en el teatro japonés por necesidades rítmicas, atmósfera tradicional y decoración en ciertas configuraciones, como en el Teatro de Kabuki o en el Teatro Noh que usan, hasta la actualidad, el taiko como parte musical y estética de sus obras clásicas.

El taiko continúa siendo usado en la tradición clásica llamada gagaku, generalmente presentado en la Corte Imperial de Kioto. En el gagaku, un componente del arte es la danza tradicional, guiada en parte por el conjunto rítmico del taiko. El instrumento también tuvo papel importante en muchos festivales locales en Japón. Antes de que surgiesen grupos de kumi-daiko (presentación conjunta de taiko), después de la Segunda Guerra Mundial, fueron usados generalmente para acompañar músicas de rituales religiosos, como el Kagura, una forma de danza sintoísta, así como el Bon Odori, la danza en el Día de los Difuntos.

 

 

Los grupos del kumi-daiko consisten, principalmente, en instrumentos de percusión en los cuales cada uno de los tambores cumple un papel específico. De los diferentes tipos de taiko, el tambor más usado en los grupos es el nagado-daiko, construido con dos membranas de cuero sujetadas por tachas con madera modelada. Los chū-daiko, intermediarios, son comunes en grupos de taiko y objetivarían representar la voz principal del grupo, mientras que los shime-daiko, pequeños, con 15 cm de diámetro, definirían y cambiarían el andamento. Los ō-daiko, más grandes, tocarían un pulso firme, subyacente, que consiste en contrarritmos de la parte del shime-daiko.

Los tambores no son los únicos instrumentos tocados en el grupo. Otros instrumentos japoneses también son incorporados además de la percusión, incluyen el atarigane, un pequeno gongo, casi del tamaño de una mano, tocado con una pequeña baqueta. De los instrumentos de soplo que se usan, las flautas de bambú, como el shakuhachi (vertical) y el shinobue (transversal), algunas veces acompañan a los grupos de kumi-daiko.

Llamados o gritos, denominados kakaegoe o kiai, son utilizados normalmente en presentaciones de taiko. Son usados, generalmente, para animar a los otros tocadores, pudiendo ser utilizados como una señal para transiciones o cambios en la dinámica de la actuación, como un aumento en el andamiento.

 

Kaoly Asano, GOCOO – Tokyo Tribal Groove Orchestra (Japão)

 

Kaoly Asano comenzó en 1991 como tocadora de taiko e instructora en la Baren-Taiko,

en Asakusa, Tokio, en Japón. En 1997, formó el Grupo GOCOO – Tokyo Tribal Groove Orchestra, y continúa como líder, compositora e intérprete, estableciendo un nuevo estilo de fusión mundial del taiko.

 

 

Estableció el TAWOO Taiko dojo en 1997, dando clases, realizando talleres y actuando en varios eventos, incluyendo escuelas de jardines de infantes y universidades. Abrió dojos en Hokkaido, Yokohama, Chiba, Ise, Nagano, Hamburgo, Shanghái y Brasil, enseñando taiko dentro y fuera de Japón. Todos los años, desde 1997, produce, al lado de miembros del GOCOO, TAWOO Taiko Dojo y miembros de los dojos hermanos, un festival, el TAWOO Rhythm, para artistas de taiko.

Con el GOCOO, estuvo en gira en los Estados Unidos en 2000 y ha ido a Europa anualmente, desde 2003. En mayo de 2020, se realizaron 242 presentaciones en 40 países.

 

 

Sus composiciones fueron utilizadas en las bandas sonoras de las películas Matrix Reloaded y Matrix Revolutions. También hizo presentaciones en Europa y América Latina, además de Australia y otros países. Se presentó en espectáculos de varios géneros y en grandes festivales, incluyendo el WOMAD en el Reino Unido, SZIGET en Hungría, Montreux Jazz Festival en Suiza y Festival BOOM en Portugal.

En su carrera solista, participó en la Tercera Conferencia Europea de Taiko en Hamburgo, en 2018, como líder del taller. En el año siguiente, estuvo en el retiro Kadon para la comunidad taiko de los Estados Unidos, en Wisconsin, también como líder del taller. En febrero de 2020, participó en el espectáculo del Herbeat, en Minneapolis, como una de las representantes japonesas de taiko. Participó en el documentario Herbeat, integrando el elenco principal.

También se presentó en la Capital Europea de la Cultura en Austria (2002) y en Grecia (2006), en el Festival Cervantino en México, uno de los mayores festivales de América Latina (2005), en el Festival Mawazine, patrocinado por el Reino de Marruecos (2008 y 2011) y en el Concierto COP10, Live Nature, patrocinado por las Naciones Unidas en Alemania (2008).

 

 

“Todas las músicas presentadas en esta oportunidad fueron creadas y tocadas como repertorio del GOCOO. Originalmente, esas músicas consisten de varias partes, tocadas por doce integrantes. Especialmente para el proyecto “Música en el Castillo”, realicé un arreglo para tocar en formato solista. Ciertamente en una sesión solista es posible oír el sonido de solamente una persona, pero se pueden sentir los sonidos de los integrantes del GOCOO y de todas las personas con quienes me presenté en Japón y en el mundo. Fue una experiencia feliz e increíble. El sonido de todos se encuentra dentro de mí. Me siento llena de los sonidos de todos. Si yo hubiese creado esta música para ser tocada en formato solista desde el inicio, probablemente no habría conseguido componer una música como esta. En este momento, en que de repente tuvimos que mantener distancia de las personas queridas; en este momento, en que las personas no pueden reunirse, abrazarse ni besarse; en el instante en que súbitamente fui dejada sola, pude comprender cuánto vivíamos en un ambiente de conexión con las personas. Que este sonido alcance al corazón de todos. Oro profundamente para que los días, cuando todos nos podamos reunir, reír y abrazarnos de verdad y no virtualmente u online, retornen cuanto antes”

Kaoly Asano

 

Músicas

寿限無 JUGEM

JUGEM es una de las piezas de Rakugo (arte tradicional de contar historias) de Japón y cuenta una divertida historia de los padres, quienes, al desear que su hijo recién nacido tenga una vida larga y saludable, acaban dándole un nombre absurdamente largo, alineando diversas palabras de buenos presagios, una al lado de la otra. Hay bromas, cuyo desafío es memorizar y repetir en forma de juegos de palabras y trabalenguas. Así, esta música fue creada, como una broma, en la cual se usaron frases muy largas, como JUGEM. “En esta oportunidad, presento, no en forma de música, sino, sí, como golpes que representan las largas frases del JUGEM”, revela Kaoly Asano.

 

Beat T1

“Además de las actividades artísticas del GOCOO, tenemos un taiko dojo llamado TAWOO, un lugar que permite el encuentro de cualquier persona con el taiko. Las tocadas en el dojo son simples y apreciadas por todos. Es importante que la música sea aprendida mediante el cuerpo, no con la mente. El sonido del taiko dicta el ritmo, en el momento en que el cuerpo y la mente del percusionista danzan. Espero que todos puedan libertar sus cuerpos y mentes por medio del taiko. Este pone a disposición un lugar donde todos pueden danzar y divertirse en rueda, conectando los sentimientos, pues es el instrumento central. Esta música es un arreglo de la versión de la música de TAWOO para GOCOO. Actualmente, tocada tanto por los alumnos del dojo como en conjunto con percusionistas de taiko en el mundo, se tornó una música de la que todos gustan muchísimo.”

 

ELEVEN

“Esta música fue creada en la ocasión del Gran Terremoto del Este de Japón, que ocurrió el 11 de marzo de 2011 (también conocido como 3.11). Después del 3.11, todo Japón se encontraba confuso,  desorientado, asustado, herido y triste. Fueron días en que todo paró. Desde que conocí el taiko, fue la primera vez en que viví días en los que no conseguí tocar el instrumento. ELEVEN es una música que fue concluida en prácticamente un día, como si hubiese sido concebida por sí y no cuando finalmente los integrantes del GOCOO se habrían reunido en rueda con sus taikos. En aquel momento, aunque aún estuviese confusa e inmersa en ansiedad y tristeza, la música concebida era muy, pero muy alegre y transbordaba alegría.

Después de mucho tiempo, posteriormente al canto de Rainbow Warriors, creado en 2000 en un viaje de retiro del GOCOO, con Dennis Banks, uno de los líderes nativos americanos que había sido incorporado, la música fue concluida. Desde entonces, he tocado esa música en Japón y en todo el mundo, en muchos lugares y ante diversas personas. Vengo dedicando mi vida para expandir el círculo del ELEVEN para el mundo mediante el taiko.

El taiko es un instrumento musical que tiene el poder de conectar el mundo interior del músico con el universo mediante el cuerpo del percusionista y por medio del sonido. Su sonido permite alcanzar a un alma que partió. Tiene el poder de traer a la vista la unión de las personas mediante los sentimientos y muestra que la luz de la esperanza siempre está oculta en nosotros. Todas las veces que toco ELEVEN, nos sentimos fortalecidos repetidamente.

El título ELEVEN fue elaborado a partir del número 11, del 11 de marzo de 2011. Pero, actualmente, no se trata solamente de eso. Sea en cualquier lugar en el mundo, y más que nunca ahora, aunque estemos vivenciando tiempos igualmente difíciles, estamos aquí, ahora, porque superamos las dificultades y permanecemos vivos, en la medida en que las personas siempre unan fuerzas. Por ese motivo, ELEVEN es también una oración de esperanza dirigida a las personas en todo el mundo y no solo en Japón. Que un día podamos tocar ELEVEN juntos.”

 

Ryu-zing

Ryu-zing (dios dragón) es la divinidad que controla el agua y existen sus leyendas en varias regiones de Japón. Al contrario de los dragones occidentales, el dios dragón, en el Oriente, es el dios propiamente dicho. Esta música es una de mis favoritas, que creé en el inicio de la carrera del GOCOO y que continúo tocando desde hace mucho tiempo. La música retrata un ser humano que toca el taiko para despertar al dios dragón adormecido. Al despertarse, comienza a moverse lentamente hasta que, finalmente, vuela libremente entre el cielo y la tierra.

 

Ancient River y Mizu no Codoo

“Hice la combinación de dos músicas: Ancient River “Taikono Kawa” y Mizu no Codoo “Mizuno Kodô”. Una gota de agua se origina en la naciente de las montañas, reuniéndose en un pequeño murmurio, gradualmente se torna un río, mientras que fluye circundando los diversos paisajes en las montañas, unas veces de forma fuerte, otras veces de forma silenciosa. Finalmente, se transforma en un gran río, desaguando en el mar y tornándose nuevamente una gota de la naciente de agua. Mizu no Codoo retrata esa magnífica historia y Ancient River reflexiona sobre el río que existía en este mundo, aun antes del surgimiento de los seres humanos. La versión original remite a la imagen de una banda sonora de una película. Por favor, también escuchen el original”, sugiere Kaoly Asano.

 

 

Asista a la presentación de Kaoly Asano en el proyecto “Música en el Castillo”.

 

 

Música en el Castillo